miércoles, 12 de octubre de 2011

Cupcakes con Crema de Mantequilla

             Hola Hola!!! Por fin puedo ponerme a subir una entrada, ¡¡¡que tenía muchas ganas!!!
        Hoy traigo una cosita muy especial, aquella recetina con la que quería experimentar el domingo pasado, ¡¡Cupcakes!!
         Los he descubierto hace poco, desde que estoy en este mundillo de los blogs y me he propuesto investigar un poquito más.

            Para quien no conozca estos pasteles, os cuento muy brevemente. El cupcake (literalmente pastel de taza), es una pequeña tarta para una persona, frecuentemente cocinada en un molde similar al empleado para hacer magdalenas o muffins. Es una receta de origen estadounidense que incluye añadidos como glaseado y virutas y surgen en el siglo XIX. Antes de que aparecieran los moldes para hacer muffins, solían hacerse en tazones o cazuelas de barro, siendo este el significado de su nombre en inglés (cup y cake). La receta base de un cupcake es similar a la de cualquier otra tarta: mantequilla, azúcar, huevos y harina, y para la decoración, buttercream o crema de mantequilla, que es una crema muy utilizada en la repostería americana, muy fácil de manejar, de preparar y que admite multitud de sabores. Esto es la base, pero añadiendo aromas, esencias, colorantes y decoración, podemos hacer mil cupcakes diferentes.
         Vamos, del estilo a nuestras conocidas magdalenas, pero nada que ver, mucho más esponjoso y un sabor totalmente diferente, al no llevar aceite. Además, las decoraciones que suelen llevar hacen que sea una auténtica delicia.

           Bueno, pues el domingo pasado me animé a hacerlos para probar a ver que tal, y he de deciros, que no me resultó complicado. Como nunca he probado uno, no puedo comparar para saber si me salió mejor o peor el bizcocho pero rico estaba. La decoración, claro, nada que ver con las maravillas que se encuentran por ahí, pero oye, poco a poco ya mejoraré. Además, no tengo aún colorantes, ni esencias ni nada, así que de momento, la cosa está sencillita, pero ¡dadme tiempo! ^^

          ¿Nos metemos en la cocina entonces ^_^? Os voy a dar la receta entera, aunque yo hice solamente la mitad, puesto que era para probar (simplemente echando la mitad de cada uno de los ingredientes).
           Ah! Los ingredientes han de estar a temperatura ambiente antes de comenzar, por lo que habrá que sacar con tiempo la mantequilla del frigorífico.



INGREDIENTES

Para la base del bizcocho:

- 200 gramos de azúcar.
- 140 gramos de mantequilla o margarina.
- 2 huevos.
- 230 gramos de harina.
- Una cucharadita y media de levadura.
- 150 ml de leche entera.
- Una pizca de sal.

Para la crema de mantequilla:

- 250 gramos de mantequilla sin sal (aquí no sirve margarina.)
- 140 gramos de azúcar glass.
- Medio vaso de agua o 100 ml.


ELABORACIÓN

             Vamos primero con el bizcocho.
             Mezclamos en un bol la harina tamizada, la levadura y la sal, removemos bien y reservamos.




            En otro bol (en el que estará la mezcla final, lo digo para escoger buen tamaño), mezclamos el azúcar y la mantequilla y batimos hasta tener una crema. Aquí un apunte: yo tengo batidora de mano, las típicas varillas de toda la vida, y encima no saqué con tiempo la mantequilla del frigorífico, así que no había forma de mezclarlo, por lo que recurrí al truquito de meterla en el microondas (opción descongelar) unos minutines y así pude integrarla bien con el azúcar. Se supone que esto no se puede, pero claro si está a temperatura ambiente y con una batidora eléctrica será más fácil, como no era mi caso, pues no me quedó remedio ^_^. No obstante, en alguna otra receta sí he leído que la mantequilla ha de estar derretida, así que no se, ya juzgaréis si probáis.
            
              Bien, pues cuando tenemos la crema, añadimos un huevo y seguimos batiendo. Cuando esté bien integrado, añadimos el otro y seguimos batiendo de nuevo hasta integrarlo. Cuando lo tengamos, vamos echando cucharadas de la primera mezcla (harina, levadura y sal) y batiendo, cada tres cucharadas, batimos.
              Cuando lo tengamos, le añadimos poco a poco la leche (que habremos mezclado con la esencia que queramos utilizar, si queremos hacerlo -yo aún no tengo-), en dos o tres veces, mientras batimos.
               Nos quedará una masa fina y espesita, con una pinta deliciosa tal cual está :).
              Ahora rellenamos las cápsulas, algo más de la mitad, utilizando la fuente de horno, o las flaneras de metal, y horneamos, con el horno precalentado a 170º, durante 20 o 25 minutos. Pasado ese tiempo, abrimos, pinchamos uno y si sale el pincho limpio, ya están listos. Antes del tiempo ¡no se abre el horno!





             Mientras están en el horno, vamos preparando la crema de mantequilla. Es muy sencillo, batimos la mantequilla un buen rato hasta que esté montada (cremosa) y añadimos el agua batiendo de nuevo hasta que esté bien integrada. Esto supongo que se hará con la eléctrica, porque yo con la manual no había manera de integrarlo, así que le añadí el azúcar sin estar el agua aún integrada, pero salió igual de bien.




             Integrada el agua con la mantequilla, añadimos el azúcar glass sin dejar de batir hasta conseguir una mezcla cremosa. Aquí es cuando le añadimos el sabor que queramos, si queremos, si no, se deja tal cual. Yo le añadí café recién hecho, pero a temperatura ambiente. Tres o cuatro cucharadas, mezclando poco a poco.


             Cuando acabe el tiempo, sacamos los cupcakes del horno, los dejamos 5 minutos más en las bandeja o flaneras (para que siga la cocción) y luego los dejamos enfriar sobre una rejilla.



             Cuando esten a temperatura ambiente, podemos decorarlos con la crema y lo que queramos. Eso sí, la crema hay que dejarla unas horas reposar antes de comerlos, para que coja consistencia (no dejar enfriar en el frigorífico porque se pone demasiado dura).
              Esta fue la elección que yo hice para mis primeros cupcakes. Sencillita, ya que no tengo aún instrumentos, pero deliciosa.






              ¿Que os parece? Tengo que decir que a mis gourmets particulares les encantó. El sabor es diferente, como os decía, a las magdalenas, y para ser los primeros que hice, no estaban nada mal ^_^.
               Hoy, por ser domingo, un día fresquito y sola en casa como estoy, voy a preparar los segundos. Ya os contaré.
               Un beso :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta aquí lo que te apetezca =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...