martes, 26 de abril de 2016

Guiso de chile con judiones y pavo al ajillo

Buenos días :)
No se por donde vivís, pero aquí vemos el sol está semana algo por fin. Dos semanas lloviendo sin parar T_T. 
Menudo mes de abril... 
En fin, hoy nos vamos a transportar a México. Y es que una gran amiga que tenemos allí nos ha mandado tres clases de chile y por supuesto, había que estenarlos ¡ya!. A mi marido le apasiona el picante, y además lo aguanta, porque a mi me gusta pero no aguanto tanto. 
Este la verdad no pica nada, ninguno de los tres que no envió, pero son súper aromáticos y dan un sabor increíble. 

En esa semana los hemos usado tres veces, en un guiso que es lo que os traigo hoy, en salsa para pasta y en pollo al horno (untando éste con un poco del caldo espesito que sobró del guiso). Las tres versiones increíbles, pero el guiso, sin ninguna duda, espectacular :P.





Pues vamos a ver cómo lo hice. :)


INGREDIENTES

- 1 o 2 chiles.
- 1 ajo.
- 1 tomate pequeño.
- 1 cebolla.
- 1 tarro de judiones.
- Pavo al ajillo.
- 2 o 3 patatas.
- Caldo.
- Medio pimiento.
- 1 zanahoria.
- Sal y pimienta.



ELABORACIÓN


Nos envió tres clases de chile, para este guiso yo usé los dos que me recomendó para guisar, el pasilla y el ancho. Estos se pueden sustituir por nuestras ñoras y quedará también muy rico. 








Lo primero entonces es hervir los chiles.




Mientras, vamos dorando unos ajos y cuando estén bien doraditos añadimos media cebolla picada. El fuego estará bien fuerte y cogerá un color dorado en seguida. La dejamos unos pocos minutos y agregamos un tomate pequeño. Echamos un poquito de sal y rehogamos un rato todo junto. 






Cuando el chile esté ya bien hecho, y la cebolla y el tomate listos, echamos todo en un vaso para batir con un poquito del agua de los chiles. Quitamos el rabito por supuesto. Trituramos bien y quedará un potingue que olerá a gloria, pero reservamos :P.




Ponemos a sofreír la otra mitad de la cebolla, una zanahoria y un pimiento verde pequeño. Salpimentamos y dejamos pochar bien. Cuando esté casi pochadita, agregamos la carne. Yo usé unos trozos de pavo al ajillo que venden el el Día y quedan súper tiernos.





Dejamos hacer un poquito la carne y entonces echamos el potingue de chile.





Removemos bien y mirad que pinta.





El aroma era de locura ❤.
Incorporamos el caldo, llevamos a ebullición y bajamos el fuego. Cubrimos la olla y dejamos cocer al menos media horita o cuarenta minutos, que todo coja bien el aroma y la carne quede bien jugosa.





Pasado ese tiempo echamos las patatas y los judiones y cocemos unos veinte minutos, hasta que estén las patatas, a fuego medio alto, para que el caldo quede bien espesito.










Y listo, retiramos del fuego, dejamos reposar cinco minutos y a servir.





¿No tiene una pinta espectacular?





Es una pena que no se puedan transmitir los aromas por la pantalla porque eran de infarto. Con deciros que mi marido cuando entró por la puerta antes que Hola fijo "mmmm, que bien huele!" jaja.
Si tenéis la oportunidad de conseguir chiles os lo recomiendo al cien por cien. El sabor indescriptible, el aroma para volverse loco. En conjunto un 10.
Sin duda volveremos a repetir pronto.

Espero que os haya gustado y nos vemos en otro ratito. Besos!!! ♥♥♥

martes, 19 de abril de 2016

Pastel de crepes y carne picada

¡Buenos días!
Mi portátil casi decide suicidarse, y es nuevo, pero finalmente quedó en un susto. Así que por poquito no puedo subir hoy una receta. Ains, la tecnología y yo que mal nos llevamos...

Bueno, hoy os traigo algo facilito pero vistoso y muy rico, un pastel de carne picada y crepes. No lo había probado y mi suegra me dio la idea para mi cumple. La verdad es que la combinación es genial.


martes, 12 de abril de 2016

Pota rellena de quinoa y mijo

Buenos días ¡desde el norte de nuevo!
Ayer volví de Murcia y dejé el calorcito atrás, ains... También he dejado atrás su maravillosa gastronomía y las cervecitas, ¡ñam!
Ni pesarme quiero jaja, por eso hoy os traigo una receta bastante saludable aunque algo monstruosa. Os presento a Moby Dick;




Era una pota enorme jajaja. Al freírlas se hinchan  y parecían pequeñas ballenas.
La pota nos encanta en casa, a mi marido le enloquece y la comemos mucho, sobre todo en arroz, pero esta vez quise probar rellena. Además hice un relleno saludable a base de verduras, quinoa y mijo. Estoy probando cosas nuevas y entre ellas se encuentran la quinoa, que es un pseudocereal, y el mijo, que es una semilla. Ambas tienen muchas propiedades y son muy buenas. Se pueden usar parecido al cous cous, entre otras formas.
¿Vamos a la receta? :)


INGREDIENTES

- 2 potas.
- Quinoa y mijo (un puñado).
- Pimiento verde y rojo.
- Cebolla.
- Puerro.
- Picante (opcional).
- Sal, pimienta y laurel.
- Vino blanco.



ELABORACIÓN

Lo primero es poner agua a hervir con una hoja de laurel y un poco de sal.  Creo que hay una cantidad de agua por cantidad de mijo, como en el cous cous, e igual con la quinoa, pero yo aún no he experimentado mucho así que lo cuezo con agua de sobra, como el arroz.
Cuando eche a hervir el agua, añadimos la quinoa primero, que habremos lavado.





Tapamos y dejamos cociendo. La quinoa tarda unos veinte minutos mas o menos, y el mijo como media hora, así que cuando la quinoa lleve unos diez minutos cociendo, añadimos el mijo, que también hay que lavar antes.




Mientras, podemos ir preparando el relleno. Ponemos a freir unos ajos laminados, y mientras se doran picamos las verduras.






Cuando los ajos estén dorados, los retiramos y reservamos, y añadimos las verduras para que vayan pochando. Salpimentamos al gusto.




En lo que las verduras se van pochando, escurrimos la quinoa y el mijo que ya estará, reservamos, y limpiamos y preparamos las potas.





Con las verduras ya pochaditas, incorporamos los ajos picados y las patas de las potas. Dejamos unos minutines, no hace falta mucho para que se hagan las patitas, y añadimos un chorrito de vino blanco y dejamos reducir bien.




Reducido el vino, agregamos (esto es opcional), el picante. Yo usé uno bastante potente que nos trajo un primo de México. De echo a mi me costó comer jaja, pero a mi marido le encanta.




Y ya sólo nos faltaría incorporar la quinoa y el mijo y remover todo bien. Dejamos un par de minutos más y listo.




A rellenar las potas. Como veis yo lo hice a conciencia jaja. Cerramos con un palillo para que no se salga el relleno al freir.





Para freirlas hay que ser cuidadoso, no se pueden freir mucho o quedan duritas. Las mías al ser tan gordotas, me ayudé de unas pinzas para ir dándoles vueltas y que se hicieran bien por todos lados.
Lo cierto es que yo suelo hacerla más con arroz y claro, ahí va cocidita y siempre queda bien. Pero vamos, yo creo que las tuve 4-5 minutos sin dejar de ir dándoles vueltas para que se hiciesen bien. Podéis ir probando un poco de la colita o del principio para ver como van estando.





Y ¡listo!  A comer :)




El relleno nos gustó muchísimo, aunque como os digo, a mi me costó por el picante. Y la pota quedó espectacular. Acompañado con unas patatas especiadas al vapor y como reyes :)




Bueno, voy a deshacer la maleta y poner lavadoras jaja.
Espero que os haya gustado. Por supuesto, el relleno admite mil variaciones ;)
Besos!!!  ♥♥♥

jueves, 7 de abril de 2016

Torrijas, el dulce de semana santa

Buenas tardes :)
Hoy os traigo de nuevo algo típico de Semana Santa, que aún nos queda cerca en el recuerdo. Son la conocidas torrijas.
Poco hace falta que diga de este postre ¿verdad? Rebanadas de pan duro mojadas en leche infusionada con canela y cítricos, pasada por huevo y frita. Por último se rebozan en azúcar y canela y a comer.
Algo sencillo, básico y de lo más apetecible. Es algo muy típico de España, y en especial se suelen hacer por Semana Santa. Pero vamos, que cualquier momento en el que una barrita de pan se nos haya quedado dura, es bueno para preparar unas cuantas.
Yo no pensaba hacer, pero oye, toda la Semana Santa viendo torrijas por todos lados y el deseo fue creciendo hasta que no lo pude resistir jaja
Antes de esta, sólo había hecho una vez, y no recuerdo el fallo que cometí, pero como que no eran nada del otro mundo. Esta vez, han sido un éxito, y es que hice las rebanadas bien gorditas, las moje muuuuy bien en leche, las dejé reposar para que cogiesen bien el aroma y quedaron perfectas. A la pinta me remito:



martes, 5 de abril de 2016

Sopa de verduras gratinada

¡¡Buenos días!!
Hoy os hablo desde mi tierra, ¡estoy en Murcia! Me he escapado unos días a ver a la familia y jope, que bien se está aquí ♥♥♥. Suele hacer muchísimo calor, pero en estas fechas se está de maravilla, sobretodo con el frío que tenemos allí arriba jaja. Es una semanita escasa, pero estoy  muy contenta.

Y bueno, hoy os traigo una receta que es una MARAVILLA, así, con letras grandes porque me encantó. Y es una de esas recetas que salen improvisadas, pensadas en el momento. Paseando por youtube vi una receta francesa de sopa de cebolla gratinada y me gustó la idea, y oye, me encanta la cebolla pero ¿solo cebolla?
Pues eché más verduritas y salió esta ricura:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...