domingo, 20 de noviembre de 2011

Paleta de Colores (Tarta Fondant)

          ¡Lo prometido es deuda! Aquí está la entrada de mi primera tarta fondant.
        Desde que empecé a interesarme por el mundo de la repostería, decoración de pasteles y cupcakes, me apetecía hacer una tarta fondant. La gente hace auténticas maravillas y yo quiero aprender a hacerlas, así que me puse a mirar tiendas online e hice mi primer pedido aprovechando que se acercaba el cumpleaños de mi suegro. Ya tenía un objetivo =)
         Mi suegro es un artistazo, en muchos sentidos, unos de ellos, la pintura, así que tenía claro la forma de la tarta: una paleta de colores.
       Me puse a investigar todo el tema de bizcochos, cuando hacerlos, cómo hacerlos, de qué rellenarlos, como trabajar el fondant, cómo colorar, cómo moldear, etc... Son muchas cosas las que hay que tener en cuenta y puede parecer muy difícil, pero luego no lo es tanto, incluso resulta muy divertido.

        El primer paso es hacer el bizcocho. Se puede hacer un par de días antes porque estos bizcochos aguantan bastante y es bueno anticiparse por si no sale lo alto que lo queremos, si necesitamos varios pisos o si es la primera vez, y algo sale mal, tener tiempo de hacer otro. Además, ha de estar más de 45 minutos en el horno, incluso si es pequeño, y enfriar totalmente antes de tornearlo. Y por otro lado, es bueno tornearlo a otro día, ya que así el bizcocho está más asentado, resultando así más fácil.
        El mismo día que hacemos el bizcocho, podemos hacer también los ganachés con los que vayamos a rellenar y el almíbar para bañar, que también tienen que enfriar, así que los dejamos reposando en el frigorífico (luego solo habrá que dejar a temperatura ambiente con tiempo para que ablanden).
           A otro día, damos la forma al bizcocho, lo bañamos, rellenamos y lo cubrimos con fondant y decoramos. 
         Para conservar la tarta antes de servirla, la ponemos en un lugar fresco cubierto con papel celofán o film transparente, no en el frigorífico, ya que el fondant suele sudar al sacarlo. En verano, si no tenemos ningún lugar fresco, pues no queda más remedio que meterlo, y para ello lo cubrimos muy bien de film o en un taper hermético, si es posible, para que no coja nada de humedad.
Bueno, esto es lo básico que hay que saber, así que no me enrollo más y os cuento cómo hice la tarta.


INGREDIENTES

Para el bizcocho

- 6 huevos.
- 525 gramos de harina.
- 350 gramos de azúcar.
- 350 gramos de mantequilla.
- 15 gramos de levadura en polvo.
- 15 ml de extracto de vainilla.

Para la decoración.

- Medio kilo de fondant blanco (más o menos).
- Colorantes en gel.
- Almíbar.
- Ganaché de chocolate blanco (200 gramos de chocolate+200gramos de nata).
- Ganaché de chocolate fondant (200 gramos de chocolate+200gramos de nata).


ELABORACIÓN

         Como os digo, el primer paso es hacer el bizcocho, un par de días antes. Para ello usé la receta del bizcocho base que se suele usar en tartas fondant, el Madeira Sponge Cake. La receta es siempre la misma y con el mismo proceso, así que para no extenderme mucho, visitad la entrada que está muy bien explicado =). Siguiendo esta receta, sólo hay que cambiar las cantidades según el tamaño que queramos en nuestra tarta, y para ello tenéis una entrada que subí esta semana con un truquito para saber que cantidad de masa usar (cuantos huevos) según el molde que vayáis a usar.
         Como podéis ver en los ingredientes, yo hice un bizcocho bastante grande, ya que al ser la primera que hacía una tarta de este tipo, no supe calcular bien. Estas tartas llenan mucho, así que con la mitad hubiese tenido para los 6-7 que eramos. Pero bueno, aprenderéis sobre la marcha.
          Aunque la explicación la tenéis pinchando en el enlace de arriba, aquí os dejo las fotos del proceso de elaboración del bizcocho.




           Bien, una vez listo el bizcocho y enfriado, se tornea, es decir, se le da la forma. El mío lo hice en un bandeja de horno de 24 cm ya que no lo quería muy alto y sí bastante grande para poder darle forma de paleta. Como estos bizcochos son muy consistentes, no hay problema a la hora de tornearlos. Normalmente se suele quitar la capa de encima, que es la que se queda tostadita, y se le da la vuelta, siendo el suelo del bizcocho el que queda encima. Yo no lo hice porque era muy grande y no me manejaba bien con él, así que lo raspé un poco. Para darle la forma, lo que hice fue marcar con la punta del cuchillo la forma encima del bizcocho y luego ir recortando. Cuando tenemos la forma, dividimos el bizcocho en las partes que queramos, en este caso, al no ser muy alto, la dividí en dos.




           Bañé la primera capa de forma abundante con almíbar de vainilla y le añadí el ganaché de chocolate blanco. Coloqué la siguiente capa y lo cubrí todo con el ganaché de chocolotate fondant. La última capa no se baña con almíbar, ya que sino, el ganaché no cogerá bien.
         Una vez está cubierta bien, sin agujeritos por ningún lado, con el ganaché, la metemos al frigorífico mientras trabajamos con el fondant.




           El fondant es como si fuese una masa quebrada, muy delicado también, aunque no tanto. Hay que echar azúcar glass para que no se pegue a la mesa y al rodillo.
            Se amasa hasta que tenga el grosor adecuado, lo más fino posible, y el tamaño suficiente para abarcar la tarta. La primera vez, si no os fiáis, dejarlo más gruesecito y así iréis sin miedo a que se rompa, aunque se maneja muy bien, ya veréis. Amtes de amasar, por cierto, hay que tintarla del color que queramos, como os he dicho en otras entradas. Metemos un palillo en el bote de colorante, luego en el fondant (ese palillo ya no lo usamos) y amasamos. Si queremos más intensidad, lo hacemos de nuevo. En mi foto no se aprecia mucho el color porque es un salmón muy claro (no pude conseguir mejor el color madera).
           Sacamos la tarta del frío, la colocamos cerca del fondant y enrollamos éste en el rodillo, como hacemos con las masas. Colocamos el rodillo en el borde de la tarta y desenrollamos con cuidado. Ahora se trata de ir pegando con las manos el fondant a la tarta, con cuidado y muy suavemente, empezando por los laterales. Vamos alisando también por arriba, con el alisador si tenemos, y si no, con la mano, para que quede lisita. Cuando esté pegado por toda la tarta y bien lisita, cortamos el sobrante con un cortapizzas.


Ya se que en las fotos en las que amaso aún no está tintada (hice una prueba antes de tintar), pero lo he puesto en ese orden para que se entienda el proceso: 1º tintar, 2º amasar, 3º colocar en la tarta y alisar.

         Y ya está, ¡tarta lista para decorar! Ahora ya todo está en la imaginación y arte de cada uno, es como trabajar con plastilina.




       Mi diseño no era muy complicado. Primero tinté el fondant que cubría la tarta para darle aspecto de madera. No lo conseguí muy bien, pero bueno.
          Luego fuí haciendo el resto de piezas y pegándolas. Para pegar el fondant sólo hay que mojar un poquito con leche condensada, chocolate, almíbar o incluso agua. Fuí tintando cada pieza y como no me apañaba con guantes, acabé con las manos echas un desastre, pero se quita muy bien. Eso si, hay que lavarse bien antes de tintar otra pieza o se manchará.
          Al amasar las piezas el fondant puede pegarse un poco por el efecto del calor de las manos, pero con un poco de azúcar glass se soluciona.
        Bueno, pues el pincel lo hice haciendo un rulo. Con una bolita blanca, dándole forma triangular y aplastándola, hice la brocha. Luego le pasé una esteca para hacer los pelitos. Corte una tira pequeña, tintada de rojo y la pasé alrededor del borde de la brocha.
          Para la pintura tan solo cojí pegotes de fondant, los tinté  y los amasé a lo loco para que quedase forma como de pegote de pintura.
          Por último, recorté una tira de ancho lo alto de la tarta y se la puse alrededor para tapar algunas imperfecciones. Con un marcador le hice algunas texturas.




         Y ya esta =). Puede parecer un lío así explicado, pero es muy fácil, sólo hay que tener imaginación y maña. Siento que no haya fotos del proceso de decoración, pero estaba sola y con las manos echas un asco, así que no pude apañármelas.
              Y después de todo este rollo, aquí tenéis el resultado.




            Quedé muy contenta con el resultado de mi primera tarta y por supuesto, fué un éxito ^^, Estaba riquísima, aunque había tarta para aburrir, jeje.




              Espero que os haya gustado. Un besazo.


4 comentarios:

  1. Hola Psicoliz, esta padrisimo tu blog, lo descubrí y ya me encanta, sobre todo como narras tus experiencias, yo estoy en México y creo que me verás muy seguido por aqui y tu face, probaré tu receta de bizcocho para fondant, porque no me he atrevido a hacerlo sin los moldes de práctica, saludos tu nueva amiga Margarita Alfán

    ResponderEliminar
  2. Pues encantadísima de tenerte por aquí ^^,
    Me alegro de que te guste.
    Un besazo!

    ResponderEliminar

Comenta aquí lo que te apetezca =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...