martes, 8 de noviembre de 2011

Ganaché de Chocolate Fondant y Ganaché de Chocolate Blanco

        Ganaché es un término francés y hace referencia a un preparado que se utiliza como relleno o cobertura de tartas y bombones proporcionando un cremoso sabor a chocolate. 
          Lo bueno de este preparado es que admite miles de aromas y combinaciones en función del uso que queramos darle, por ejemplo usando mayor o menor proporción de chocolate, agregando mantequilla para darle brillo y hacerlo mas untable o incluso usando chocolate blanco.
          Es muy sencillo de preparar, consiste en calentar nata (o crema de leche) y cuando llega a la temperatura idónea se incorpora el chocolate troceado, fuera del fuego, fundiéndose por acción del calor.
        Voy a enseñaros a hacerlo con más detalle. Las cantidades son las que yo usé para mi primera tarta fondant, que era bastante grande, y tendréis que adaptarlas según el uso que queráis darle. El ganaché de chocolate blanco lo usé como relleno y me vino justo, y el de chocolate fondant lo usé como cobertura y me sobró bastante. Es cuestión de intentar calcular teniendo en cuenta que el ganaché básico se elabora utilizando la misma cantidad de nata que de chocolate, y de ahí ya variamos cantidades en función de su uso.


INGREDIENTES

Ganaché de Chocolate Fondant

- 200 mililitros de nata.
- 200 gramos de chocolate fondant.
- 30 gramos de mantequilla.

Ganaché de Chocolate Blanco

- 125 mililitros de nata.
- 200 gramos de chocolate blanco.
- 30 gramos de mantequilla.


ELABORACIÓN

          El proceso es el mismo en ambos casos. Ponemos la nata en un cazo y la calentamos hasta que empiece a hervir. A las primeras burbujas, lo retiramos del fuego y añadimos el chocolate troceado. Le damos vueltas con unas varillas hasta que el chocolate esté totalmente fundido. Este es el momento de añadirle la esencia que queramos y la mantequilla. Esto es opcional, pero es bueno pues le da brillo y lo hace más untable si se va a utilizar como cobertura.
         Lo dejamos enfriar y estará listo para su uso. También podemos conservarlo en la nevera, si lo hacemos con mucha antelación, solo que antes de usarlo habrá que dejarlo a temperatura ambiente y montarlo con las varillas.




         Como veis, es muy fácil de preparar y también de trabajar para cubrir la tarta una vez ha enfriado y cogido consistencia. Le da un sabor delicioso a las tartas y si sobra, podéis aprovecharlo para hacer magdalenas o bizcobolas o bañar galletas ¡como hice yo! 
           Un beso =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta aquí lo que te apetezca =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...