domingo, 6 de noviembre de 2011

Boquerones en Vinagre

          Aiss, otro día más que aplazo la entrada de mi tartita ^^U... Os prometo que no pasará de esta semana, pero es que me hacía ilusión estrenar esta sección, ya que si yo sé algo de cocina es porque mi madre me ha transmitido su don. Por eso, he titulado este apartado La Cocina de Mamá, a través del cual compartiré con vosotros aquellas recetas que he podido disfrutar en casa y en mi familia.
         Si yo soy buena cocinera, mi madre es aún mejor así que hoy, un domingo lluvioso, como viene siendo costumbre, quiero compartir con vosotros una receta muy conocida en mi tierra, Murcia, y que mi madre prepara de maravilla.
         Se trata de Boquerones en Vinagre (o Bocartes, como también los llaman por el norte) y es muy fácil de hacer. No tiene mucho misterio, pero como todo en la cocina, cada persona tiene su arte y en función del tiempo que se tengan en vinagre, pueden salir mejor o peor, por ejemplo. Así que os voy a contar cómo los prepara mi madre, y yo, desde ahora.


INGREDIENTES

- Medio kilo de boquerones.
- Perejil (fresco preferiblemente).
- Vinagre de vino blanco.
- Aceite de oliva.
- Sal.
- Ajos.





ELABORACIÓN

           Lo primero, por supuesto, es limpiar el boquerón, y es muy sencillo. Clavamos la uña bajo la cabeza y se la quitamos, sale fácilmente. Luego metemos el dedo por el hueco de la cabeza y vamos arrastrando suavemente hasta la cola abriendo el boquerón en dos. Cogemos la espina desde la zona de la cabeza y tiramos de ella hacía atrás arrancando con ella la cola. Y ya tenemos los dos lomos del boquerón. Limpiamos bien los dos lomos de tripas y espinas que puedan quedar en los laterales y los vamos colocando en un bol.
          Es hora de darles un baño =).  Los cubrimos de agua y se la cambiamos por lo menos cuatro o cinco veces, hasta que veamos que el agua queda limpia y clara, como podéis ver en las fotos. Esto es para quitarles toda la sangre y que queden blanquitos.
         Una vez limpios, los vamos poniendo uno al lado del otro sobre una bandeja (yo le puse, además, papel de horno para luego despegarlos mejor) y los congelamos durante al menos dos días. Esto es para evitar el problema de la anisakis, un parásito que suele contaminar a este pescado y que al consumirse fresco nos puede infectar a nosotros. Este parásito se destruye por congelación, por lo que el problema queda resuelto congelando el boquerón durante un día o dos antes de prepararlo.



           Pasado ese tiempo, sacamos el boquerón del congelador y lo vamos colocando de nuevo en un bol (podéis esperar que se descongele o hacerlo aún congelado), le echamos un poco de sal y lo bañamos en vinagre dejándolo reposar así durante tres horas. Este es el detalle que hará que el boquerón quede bien, ya que si lo dejamos mucho tiempo en vinagre, la carne quedará blanda. Con sólo tres horitas, los lomos del boquerón quedan duros y bancos, perfectos para consumir. Hay gente que los deja cinco o seis horas, incluso un día entero, pero os aseguro que es un error, ya que quedan muy blandos.
          Transcurridas las tres horas, tiramos el vinagre y los colocamos en el recipiente que hayamos elegido (se pueden limpiar un poco bajo el agua también si lo preferís, yo no lo he hecho porque me encanta el vinagre). Los vamos colocando uno al lado del otro y cuando tengamos una capa, le echamos un buen chorro de aceite de oliva, un poco de perejil fresco cortadito (yo no he usado fresco porque no tenía, pero es sin duda, lo que hay que usar) y otra capa de boquerones, otro buen chorrito de aceite, más perejil y así hasta que tengamos todos los boquerones. Han de estar bien bañaditos de aceite, sin exagerar, pero siendo generosos. En la última capa añadimos más perejil y unos ajos cortados en láminas o a taquitos chiquitines.

  

        Los metemos en el frigorífico para su conservación y ya los tenemos listos para disfrutar con estas pequeñas delicias =).


 
    

          Pueden consumirse con un buen trozo de pan de pueblo (una delicia), en un bocadillo con tomate a rodajas (la de tiempo que no los como así) o en un "Entierro",  una tapa típica de Murcia que no es más que un plato de patatas fritas de bolsa con boquerones por encima. Y si encima los acompañáis de una cerveza Estrella Levante, ¡¡¡Riquísimos!!!



            Espero que os animéis a prepararlos. !Un besin!

1 comentario:

  1. Me encantan los boquerones en vinagre y te han quedado geniales... Es un poco tarde para seguir ahora, hemos recibido tu mensaje y para activarte en CocinErase tenemos que saber a qué correo te enviamos la invitación.
    Correo de CocinErase ( mimo1144,,@gmail.com)
    Saludos, abrazos y buenas noches...

    ResponderEliminar

Comenta aquí lo que te apetezca =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...