miércoles, 11 de mayo de 2016

Risotto de boletus

Muy buenos días  :)
Como comenté ayer por las redes sociales, hoy traigo un risotto. Soy muy atrevida yo, jaja. Y es que eso que dicen de que es algo complicadete que quede bien es cierto. Hay que sacarlo en su punto para que no esté ni pasado ni crudo. 
A mi me suele acompañar la suerte del principiante, y el primero que hice salió genial. El segundo ya así así,  no se porqué me tardó muchísimo en hacerse. Pero ayer repetí y me volvió a salir estupendo. Quizás la segunda vez cometí algún error sin darme cuenta.
El truqui del risotto es añadir poco a poco el agua o caldo conforme lo vaya consumiendo, así queda un arroz meloso, suave y cremoso. Hay que hacerlo a fuego lento y tener paciencia, pero os aseguro que merece la pena.
La receta que traigo hoy es además con boletus, la seta por excelencia, así que triunfó en casa, y es que mirad que pinta ^_^




¡La boquita agua se me hace!
Vamos allá.


INGREDIENTES

- 250 gramos de arroz.
- 1 litro de agua o caldo (mejor caldo).
- 1 vaso pequeño de vino blanco.
- 200 gramos aprox. de boletus.
- 2 ajos.
- 1 cebolla.
- 150 gramos de queso.
- Sal y pimienta.


ELABORACIÓN

Lo primero es poner los ajos a dorar y reservarlos una vez estén bien doraditos.




Añadimos entonces la cebolla, echamos sal y dejamos que se poche bien. Mientras, preparamos el boletus a tacos. En casa tenemos congelado porque  mi marido cargó el congelador cuando cogió en invierno, jaja.




Es una seta que nos encanta, así que prepara todo lo que puede para cuando no hay. Una vez bien pochada la cebolla, agregamos el boletus. Por supuesto, se puede sustituir por cualquier otra seta.
Cuando el boletus esté echo, agregamos el vino blanco, salpimentamos y dejamos reducir.





Con el vino ya reducido, incorporamos el arroz, mezclamos bien, añadimos los ajitos picados y dejamos freir unos dos o tres minutos el arroz con todo mientras vamos removiendo.





 Y ahora es cuando viene el quid de la cuestión. Empezamos a añadir el caldo. Se puede usar agua, como veis en las imágenes, pero queda mucho mejor con caldo, para mi gusto.
Añadimos hasta cubrir el arroz, que lo sobrepase un poquitin, y dejamos a fuego medio hasta que lo consuma.





Conforme vaya consumiendo, vamos repitiendo la operación con más caldo, hasta agregar todo. Es importante que esté a fuego medio tirando a bajito para que no consuma a mucha velocidad el caldo, o los consumiríamos todo antes de que se hiciese el arroz.





Cuesta pillarle el puntito pero se puede. Es estar pendiente y tratarlo con mimo. Lo que yo he visto también, es que los granitos que están justo en la superficie, como no quedan tan cubiertos por el caldo, son los que pueden quedar duritos. Lo que hago es ir probando, y cuando ya voy a echar el último chorro de caldo, remuevo un poquito las superficie con muuucho cuidado.
Cuando el arroz ya está, echamos queso por encima y dejamos que se funda.





Y una vez deshecho, listo, a servir :)




Es una pasada de arroz, muy cremoso, sedoso y con un sabor increíble. El queso le da un toque especial. No os dejará indiferentes ^_^
Que no os de miedo, tiene su complicación, pero no es nada imposible. Es cuestión de probar varias veces hasta cogerle el punto.

Espero que os haya gustado. Besos!!!  ♥♥♥


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta aquí lo que te apetezca =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...