martes, 26 de abril de 2016

Guiso de chile con judiones y pavo al ajillo

Buenos días :)
No se por donde vivís, pero aquí vemos el sol está semana algo por fin. Dos semanas lloviendo sin parar T_T. 
Menudo mes de abril... 
En fin, hoy nos vamos a transportar a México. Y es que una gran amiga que tenemos allí nos ha mandado tres clases de chile y por supuesto, había que estenarlos ¡ya!. A mi marido le apasiona el picante, y además lo aguanta, porque a mi me gusta pero no aguanto tanto. 
Este la verdad no pica nada, ninguno de los tres que no envió, pero son súper aromáticos y dan un sabor increíble. 

En esa semana los hemos usado tres veces, en un guiso que es lo que os traigo hoy, en salsa para pasta y en pollo al horno (untando éste con un poco del caldo espesito que sobró del guiso). Las tres versiones increíbles, pero el guiso, sin ninguna duda, espectacular :P.





Pues vamos a ver cómo lo hice. :)


INGREDIENTES

- 1 o 2 chiles.
- 1 ajo.
- 1 tomate pequeño.
- 1 cebolla.
- 1 tarro de judiones.
- Pavo al ajillo.
- 2 o 3 patatas.
- Caldo.
- Medio pimiento.
- 1 zanahoria.
- Sal y pimienta.



ELABORACIÓN


Nos envió tres clases de chile, para este guiso yo usé los dos que me recomendó para guisar, el pasilla y el ancho. Estos se pueden sustituir por nuestras ñoras y quedará también muy rico. 








Lo primero entonces es hervir los chiles.




Mientras, vamos dorando unos ajos y cuando estén bien doraditos añadimos media cebolla picada. El fuego estará bien fuerte y cogerá un color dorado en seguida. La dejamos unos pocos minutos y agregamos un tomate pequeño. Echamos un poquito de sal y rehogamos un rato todo junto. 






Cuando el chile esté ya bien hecho, y la cebolla y el tomate listos, echamos todo en un vaso para batir con un poquito del agua de los chiles. Quitamos el rabito por supuesto. Trituramos bien y quedará un potingue que olerá a gloria, pero reservamos :P.




Ponemos a sofreír la otra mitad de la cebolla, una zanahoria y un pimiento verde pequeño. Salpimentamos y dejamos pochar bien. Cuando esté casi pochadita, agregamos la carne. Yo usé unos trozos de pavo al ajillo que venden el el Día y quedan súper tiernos.





Dejamos hacer un poquito la carne y entonces echamos el potingue de chile.





Removemos bien y mirad que pinta.





El aroma era de locura ❤.
Incorporamos el caldo, llevamos a ebullición y bajamos el fuego. Cubrimos la olla y dejamos cocer al menos media horita o cuarenta minutos, que todo coja bien el aroma y la carne quede bien jugosa.





Pasado ese tiempo echamos las patatas y los judiones y cocemos unos veinte minutos, hasta que estén las patatas, a fuego medio alto, para que el caldo quede bien espesito.










Y listo, retiramos del fuego, dejamos reposar cinco minutos y a servir.





¿No tiene una pinta espectacular?





Es una pena que no se puedan transmitir los aromas por la pantalla porque eran de infarto. Con deciros que mi marido cuando entró por la puerta antes que Hola fijo "mmmm, que bien huele!" jaja.
Si tenéis la oportunidad de conseguir chiles os lo recomiendo al cien por cien. El sabor indescriptible, el aroma para volverse loco. En conjunto un 10.
Sin duda volveremos a repetir pronto.

Espero que os haya gustado y nos vemos en otro ratito. Besos!!! ♥♥♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta aquí lo que te apetezca =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...