jueves, 16 de febrero de 2012

Rainbow Roses Cake

            Aún puedo sentir el saborcito del buttercream, mmMMmm...¡pero que bueno que está!
           Os hablo del que hice para los cupcakes de mi última entrada, los de la foto de la cabecera, que nos encantó en casa y que he vuelto a usar para la tarta que os voy a enseñar en esta entrada: una tarta arcoiris con decoración de rosas.
          Hoy es el cumple de mi suegra, y no tenía mucho tiempo de liarme con el fondant, que además es mucho más empachoso, así que me animé a probar esta tarta tan colorida y que me llamaba muchísimo la atención, por su sencillez a la par que vistosidad. Aunque tuve algunos problemillas al hornear los bizcochos, porque el molde resultó no ser muy bueno y se pegaban, pude hacer el montaje perfectamente y al final ha quedado de maravilla. Paso a contaros ya *Ü*.


INGREDIENTES

Para el bizcocho:

- 270 gramos de harina.
- 30 gramos de maizena.
- 1 cucharada de levadura.
- 1/2 cucharadita de sal.
- 300 mililitros de buttermilk (300 ml de leche con una cucharada de vinagre y dejar reposar 10 minutos).
- 4 claras.
- 225 gramos de azúcar.
- 125 gramos de mantequilla a t/a.
- Extracto de vainilla al gusto.
- 100 gramos de chocolate blanco.

Para la buttercream:

- 375 gramos de mantequilla a t/a.
- 400 gramos de queso philadelphia.
- 250 gramos de azúcar.
- 4 o 5 cucharadas de mermelada de fresa.


ELABORACIÓN

          Tamizamos la harina, la maizena, la levadura y la sal, lo mezclamos todo bien y reservamos. Por otro lado, batimos las claras junto al extracto de vainilla y el buttermilk (una vez a reposado 10 minutos) y lo reservamos también.



           En un bol grande, el principal, batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema, le añadimos el chocolate blanco derretido (y enfriado) y volvemos a batir bien. Una vez integrado, comenzamos a incorporar el resto de ingredientes del siguiente modo: primero la mitad de la harina, sal y levadura y mezclamos bien, después la mitad de las claras, el buttermilk y la vainilla, volvemos a batir. Ahora el resto de la harina, sal y levadura, mezclamos y por último, el resto de las claras, buttermilk y vainilla. No se si se aprecia bien en la foto, pero queda una masa muy cremosa.



            Una vez tenemos la masa, si queremos que los bizcochos nos salgan igualitos, medimos la masa y la dividimos a partes iguales en tantos cuencos como colores vayamos a usar. Para ello, pesad el bol donde vais a hacer la masa antes, para ahora restarle ese peso. También podéis hacerlo por cucharadas, un poquito a ojo, eso ya como queráis. Una vez tenemos la masa dividida, la tintamos.


          Ahora queda lo más pesadito, que es hornear cada masa por separado. Una cosa que he visto que hace la gente es comprar moldes desechables, de aluminio, así prepara todas las masas al mismo tiempo e incluso se pueden hornear de dos en dos. Yo no los encontré, así que me dieron las dos de la mañana, porque claro, horneaba uno, lo dejaba enfriar un poquito, lo desmoldaba sobre una rejilla, fregaba y secaba el molde y a por otro ^^. Encima me había comprado un molde de silicona, puesto que ahí no se pegan y se desmoldan más fácil para aligerar el proceso y resulta que el primer bizcocho ¡se me pegó todo!, por eso en el montaje final sólo veréis cinco capas. Así que tuve que cambiar de molde y usar uno de los típicos que se desmontan las paredes y es algo más engorroso, porque tenía que engrasarlo y demás. Además, como era tarde, no tenía tiempo para dejarlos enfriar mucho, así que algunos se rompieron al desmoldar. Pero bueno, con un molde bueno y algo más de tiempo, no vais a tener problemas y os van a salir unos bizcochos geniales =).

          Bien, pues horneais cada bizcocho por separado unos 15 minutos a 170º. Pinchad con el palillo para ver si están, y sino, lo dejáis un minutin o dos más. Yo usé un molde de 22 cm, pero recomendaría uno de 18 mejor, para que salgan un pelín más gruesos. Una vez horneados, dejáis enfriar sobre una rejilla.



             Y cuando estén todos, los envolvéis en papel film y los guardáis en la nevera, bien hasta el día siguiente, si los hacéis con antelación como yo, o bien mientras preparáis el buttercream si los hacéis el mismo día. Así se conservan bien y se ponen más firmes, lo que ayuda para el montaje.



        Para la buttercream, batimos primero la mantequilla un poco para obtener una crema, le añadimos el queso y volvemos a batir y entonces incorporamos el azúcar y mezclamos bien. Por último añadimos la mermelada y le damos una última batida. Queda una buttercrean super cremosa y con un sabora a yogur de fresa delicioso.



             Con esto nos vamos al montaje, que no es más que poner una capa de bizcocho, una capa de buttercream, otra capa de bizcocho, más buttercream... y así sucesivamente hasta la última capa.



        Ahora queda cubrir la tarta con mucho cuidado para que nuestra torre no acabe por la encimera.  Si no vais a hacer las rosas, recomiendo dos capas, ya que en la primera se aprencian los colores de los bizcochos y quedan miguitas. Dejáis enfriar un rato en la nevera y dais otra capa que podéis dejar lisita o bien en plan rústico como hace mucha gente.



             Como yo iba a hacer las rosas, sólo le di una capa y añadí un poco de colorante rosa al resto del buttercream. Lo coloqué en una manga e hice las rosas comenzando por el centro de la tarta. Han quedado bastante regulares ya que el buttercream estaba muy cremoso, necesitaría más azúcar para hacerlas más firmes y bonitas. De echo, las rosa laterales se escurrían hacia abajo xD. Aún así, creo que ha quedado una tarta preciosa para ser la primera ¿no?



             En casa ha gustado muchísimo y por supuesto, ha sorprendido al hacer el corte, ya que no dije nada sobre la sorpresita que llevaba en su interior.



            Aún a riesgo de ser pesada, os vuelvo a recomendar el buttercream... o no, depende de si estáis a dieta, porque no podréis para de comer, con deciros que lo que ha sobrado me lo he comido directamente de la manga..
           Espero que os haya gustado y que os animéis, que aunque lleva trabajo, recompensa con creces cuando la montas y sobre todo, cuando ves las caras de sorpresa de los invitados. Besos!!!
           



17 comentarios:

  1. A ver como queda en otras manos, estaré atenta!!
    Y ojo!!Que la buttercream es adictiva!!! =)

    ResponderEliminar
  2. ummmmmmm que preciosidad que de todoooooo me encanta uf que hambreeeeeee

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, gracias!!
    Haz una, veras como se te va el hambre =)

    ResponderEliminar
  4. que bonito te ha quedado !! me encanta el colorido

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Tengo ya listos los bizcochos en la nevera,mañana la monto,lo q no estoy segura de la decoración,haber q hago al final y cuál es el resultado,q es mi primera vez q hago algo así!

    ResponderEliminar
  6. Veras que te sale genial!! Si lo más complicado es conseguir que los bizcochos salgan bien.
    Espero que nos la enseñes ^_^
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. he puesto las fotos en un blog q me he echo hace poco,pero no está visible,si lo busco en google no sale,no se porque

    ResponderEliminar
  8. Te reieres a que no encuentras tu blog con google? Igual es porque tiene poquito tiempo. Cuando subas entradas y fotos imagino que saldra.

    ResponderEliminar
  9. Si,a eso me refiero.
    Ya tengo 3 entradas,y en esta última he subido fotos,bueno esperaré haber si sale en unos días.
    Gracias Wapi

    ResponderEliminar
  10. Tiene una pinta buenísima!!!...esta me la apunto para hacerla,gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que la disfrutes, te encantará, ya veras!!

      Eliminar
  11. Me gustaria compartir tu blogs con el mio que es...
    http://miscosascotidianascristina.blogspot.com
    Besos desde Sevilla

    ResponderEliminar

Comenta aquí lo que te apetezca =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...