domingo, 23 de septiembre de 2012

Banana Layer Cake (Tarta de Plátano)

          No hay nada mejor como estar en casa, calentita, en tu sofá, cuando fuera llueve. A mi es un sonido que  me relaja muchísimo, y que me encanta, siempre y cuando no tenga que salir a trabajar o a cualquier otro sitio. Además, no hay ni que decir la falta que hace, ¿verdad?
         Así que aquí me encuentro, con toda una tarde por delante para compartir con vosotros mi última receta, que fue un auténtico éxito.
          Se trata de un layer cake, que no es otra cosa que un pastel en capas que se unen con una crema de relleno y se cubren con la misma crema u otra diferente. Se pueden decorar de muchas maneras, aunque normalmente se dejan cubiertos únicamente por la crema, dándoles un acabado liso y perfecto, con una decoración sencilla encima. Y esto es lo que tenía ganas de probar, ya que me encantan su precisión, simplicidad y alisado perfecto. Además, justo había pedido el día anterior un stand giratorio, entre otras cosas ^^, y me llegó justo a tiempo para estrenarlo con este pastel. Y que deciros, fue una gozada. Sin él, resulta bastante complicado. 
            Bueno, pues vamos con la receta, ¿os parece?

INGREDIENTES

Para el bizcocho:
- 135 gramos de harina.
- 1/2 cucharadita de bicarbonato.
- 1/2 gramos de levadura química (un poquitín más de 1/2 cucharadita).
- Una pizca de sal.
- 1 platano grande.
- 30 mililitros de buttermilk (30 ml de leche con una cucharadita de limón o vinagre).
- 10 mililitros de vainilla (1 cucharadita de postre).
- 170 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
- 80 gramos de azúcar glass.
- 1 huevo L.
Para la crema:
- 200 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
- 390 gramos de queso de untar.
- 90 gramos de azúcar glass.
Para el relleno:
- 1 plátano grande a rodajas.

Nota: la receta era el doble (para 8-10 personas), pero como sólo eramos cinco, hice la mitad.


ELABORACIÓN

            Lo primero, preparamos el buttermilk añadiendo una cucharadita de limón o vinagre, a los 30 mililitros de leche y la dejamos reposar hasta que haya que añadirla. Después, tamizamos la harina, el bicarbonato, la levadura química y la sal, y lo reservamos también.
            Batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema suave. A mi me gusta hacerlo con la espátula, ya que mi batidora de mano tiene demasiada potencia incluso en el número más bajo, y así no le añado mucho aire a la mezcla. Una vez hecho esto, añadimos el huevo y lo integramos bien. 




             A estas alturas, el buttermilk ya estará listo, así que le añadimos el plátano bien machacado y la vainilla y removemos bien. Ahora sólo queda unir todo, incorporando la mezcla de harina y la mezcla de buttermilk y plátano a la mantequilla en dos o tres veces, comenzando y terminando con la harina.



             Una vez tenemos la mezcla, la repartimos en tantos cuencos como capas queramos hacer. Es importante que haya la misma cantidad de masa en cada uno para que los bizcochos salgan lo más parejos posible y la tarta quede perfecta, pero tampoco os estreséis, luego podéis igualarlos y con la cobertura de crema si la diferencia es mínima no se notará. 
           Repartís las masas en los moldes, o bien horneáis uno detrás de otro usando el mismo molde si no tenéis varios iguales. Existen unos muy buenos especiales para layer cake, pero yo me apañe con uno de silicona, y como sólo eran dos bizcochos, no me supuso mucho esperar a desmoldar uno, limpiar el molde y hornear el otro. 
            Bien, pues horneamos con el horno precalentado a 175º unos 10-15 minutos, hasta que la superficie empiece a dorarse, en ese momento, pincháis con un palillo y si sale limpio estará listo. Si hacéis el doble de masa, pues el doble de tiempo. Una vez listos, se deja diez minutos en el molde y después se desmolda sobre una rejilla hasta que enfríe.



            Fríos ya, los envolvemos con papel film y los guardamos en la nevera. Lo ideal es que se hagan de un día para otro, para que la miga esté más asentada, pero como estos bizcochos eran delgados, fue suficiente con hacerlos por la mañana y decorar por la noche. También es conveniente hacer la crema con una o dos horas de antelación para que coja cuerpo. No es más que batir la mantequilla con el azúcar glass y añadir después el queso y la esencia. Batimos hasta obtener una crema suave y reservamos en la nevera.

            Y con esto nos vamos al montaje de la tarta. Tengo pensado hacer un videotutorial, pero como era la primera vez y quería ver que tal se me daba, lo dejé para otra ocasión, que la habrá =). Esta vez os comento cómo se hace, y os remito al Rincón de Bea, que tiene un tutorial, que aunque con fotos, explica divinamente la técnica. También os pondré un par de videos del canal de youtube de Sweetapolita donde se ve a la perfección.
             Bueno, vamos con el montaje. Lo primero es colocar papel de horno en el stand giratorio pegado con un poquito de crema, y encima el primer bizcocho, aunque lo que yo hice fue colocar el plato donde pensaba dejar la tarta directamente, porque aguantaba bien los giros. Cada uno como se arregle mejor, pero teniendo cuidado de que la tarta no salga volando al dar vueltas al plato ^^. Encima del primer bizcocho ponemos una cantidad generosa de crema y lo extendemos bien por todo ayudándonos del plato giratorio, sin importar que se desborde ya que la cubriremos totalmente. Encima de esta capa, colocamos las rodajas de plátano y sobre ellas, el siguiente bizcocho. Aquí, yo empecé a cubrir, pero si la tarta tiene más capas pues repetimos la operación con todas las capas.
            Puesto el último bizcocho, colocamos crema encima y extendemos bien. Ahora vamos cogiendo pequeñas porciones de crema y cubriendo los laterales, rellenando muy bien los huecos. Una vez dada una primera capa, la metemos en la nevera media hora para que se enfríe un poco y coja cuerpo. Es bueno que la crema que vamos retirando con esta primera capa, la coloquemos en un bol aparte, para que la crema limpia no se manche de migas. Una vez reposada, seguimos cubriendo. Colocamos una generosa cantidad de crema, ya que es mejor trabajar con mucha cantidad para no levantar la miga y como se la vamos a ir retirando no importa. Repetimos la operación anterior, cubrimos la capa de arriba y y luego los laterales. Bien, pues con ayuda de la espátula y del plato giratorio, vamos alisando hasta que quede a nuestro gusto. Yo al final le hice unas ondas con la espátula para decorar.



            Se que resulta complicado así, explicado sólo casi con palabras, pero es cuestión de ponerse manos a la obra y practicar. A mi me gustó mucho hacerlo, y me resulto más fácil de lo que esperaba. Otra cuestión será cuando tenga ante mi una tarta de tres o cuatro capas ^^. Como remate final, le hice unas ondas con la crema sobrante tintada en color eucalipto y una línea rizada en la base. Como nota de color, unos arándanos trufados, et voilá!

 

             Una vez decorada, se conserva en la nevera para el día siguiente, y se saca una hora antes de consumirla. Esta mucho más deliciosa de un día para otro, ya que el bizcocho se asienta y coge mucho más sabor, al igual que la crema.


              ¿Y de sabor? Absolutamente deliciosa, si te gusta el plátano, claro. No es nada cargante ni excesivamente dulzona. Resulta muy suave, y la mezcla de crema de queso sumamente suave y cremosa, con el plátano es increíble. No quedó ni una miguita, con eso os lo digo todo.





              Con la promesa de grabar la próxima que haga, me despido, que comienza a llover de nuevo y me apetece cubrirme con una mantita y poner una peli, ¿que mejor plan si estás solita en casa?. Y para acompañar el café, la última galleta de azúcar moreno, canela y arándanos, ¡¡sí, como lo oís!!, galletas de mantequilla, con azúcar moreno y arándanos. Os cuento en la próxima entrada, feliz tarde!!



                Ah!! Se me olvidaba!! Os dejo los vídeos que os comentaba. Besos!









6 comentarios:

  1. Qué pintorra!! Aix, ahora que es la hora de la merienda me comería un par de trozos encantada. Te ha quedado preciosa!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he respondido antes porque no quedó nada!!! jajaja
      Siii, está riquísima, pruébala!!
      Un beso!!

      Eliminar
  2. Que buena pinta y que bonita se te ha quedado, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Es la primera de espero muchas!! ^^

      Eliminar
  3. Mi niña, lo explicas todo tan bien, que yo diría que en lugar de una excelente repostera, eres una maestra extraordinaria.
    Si me dices que perteneces al sector de educación, te lo creo, te sobran dotes para ello.
    Yo he hecho muy poca repostería, más bien me he dedicado a hacer comiditas, nunca dispuse de mucho tiempo. Tengo cinco hijos y te imaginarás lo que me ha tocado cocinar.
    Pero esa tarta tiene que estar tan deliciosa... que me encantaría hacerla.
    Tendrían fiesta mis hijos y nietos.
    Te dejo mis felicitaciones en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que encanto, gracias!!! =)
      La verdad es que si me gusta enseñar, así que estudiar magisterio no hubiese sido mala idea, pero no me orientaron bien ^^.
      Si os gusta el plátano, os encantará!!
      Un besazo guapa!

      Eliminar

Comenta aquí lo que te apetezca =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...