lunes, 2 de abril de 2012

Vasitos de Tarta de Fresa con Queso en Crema

            La noche es mi momento favorito para ver vídeos. Cuando mi chico se va a la cama, se me pasan las horas volando yendo de un vídeo a otro de youtube. Es lo que tiene no trabajar de mañanas, que no hay control :P. Así es como dí con esta receta, que en realidad era una tarta en molde redondo, pero que automáticamente mi mente lo transformó en vasitos individuales. Además, decidí quitarle la nata para hacerla algo más ligera.
           Son fáciles de hacer, perfectos para sorprender a tus invitados y con una cremosidad sumamente deliciosa. En casa fueron todo un éxito, así que paso a detallaros para que podáis poneros manos a la obra ya mismo.



INGREDIENTES

- 200 gramos de queso crema.
- 1 sobre de gelatina de fresa.
- 4 cucharadas de azúcar.
- 1 cucharada de mermelada de fresa.
- Galletas.
- Mantequilla.
- Cacao en polvo.
- Agua.








ELABORACIÓN

               Lo primero que haremos será preparar la base de galletas. Para ello, las picamos, las mezclamos con el cacao y removemos bien. Después, derretimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos con las galletas en polvo. Removemos bien hasta formar una pasta. Las cantidades no las pongo porque lo hice a ojo. Calculé unas dos o tres galletas por vasito. Cacao al gusto también.



               Una vez tenemos la mezcla, la distribuimos en los vasitos que vamos a utilizar y aplastamos bien al fondo.



               Metemos los vasos en la nevera y mientras preparamos el relleno. Lo primero es preparar la gelatina. Yo hice primero medio sobre, que es el que se echa al relleno. La gelatina de la parte superior la hice después, ya que la mezcla tiene que estar un poco fría para echársela y de la espera, temía que la gelatina empezase a endurecer (nunca había hecho gelatina y no tenía ni idea del tiempo que aguanta en estado líquido).
                 Bien, pues seguimos las instrucciones del fabricante, que en mi caso era calentar 125 ml de agua (para medio sobre de 85 gramos, es decir, para 42.5 gramos). Cuando eche a hervir, la retiramos del fuego y añadimos la gelatina, removiendo hasta hasta que se disuelva bien. Una vez disuelta, añadimos 125 ml de agua fría y volemos a remover. No obstante, fijáos en las instrucciones de vuestra cajita.



                  Dejamos templar la gelatina y mientras unimos el queso con el azúcar y la mermelada y mezclamos bien. Agregamos la gelatina, una vez enfriada y volvemos a mezclar para que se integre bien todo. Recomiendo echarla poco a poco ya que yo no la añadí toda porque hubiese quedado muy líquido (la que sobre siempre la podéis poner en unos cuencos y tomarla como postre). Llenamos los vasitos, dejando un dedo para la gelatina, y los metemos en la nevera durante media hora por lo menos.



                Comprobamos que la media hora en la nevera ha sido suficiente para que la mezcla de la tarta soporte el peso de la gelatina, si veis que está aún muy líquido y se va a mezclar todo, lo dejáis un poco más. Cuando veáis que ya está, preparáis el otro medio sobre de gelatina, lo dejáis enfriar un poco y la echáis en los vasitos con mucho cuidado. Una vez listos, a la nevera un mínimo de tres horitas y a disfrutar.



                Tendréis el éxito asegurado =)


                Y además, quedan ideales para sorprender en una cena, siendo al mismo tiempo un postre ligero y muy agradable.



               Nos gustaron tanto, que al día siguiente los versioné haciéndolos con fresas naturales y bueno, no hay color, muchísimo más deliciosos. Os cuento en otra entrada. Un besazo!!

2 comentarios:

  1. jajaja nena se ve deliciosooooooooo xo" caca en polvo" jajajaja un abrazo (en la lsita de ingredientes)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, gracias por avisar!! A ver si alguno se confundía.... :P

      Eliminar

Comenta aquí lo que te apetezca =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...